4.2. Nostalgia

Previos Post

Pasar página no es fácil. Son muchos los factores que ralentizan el proceso: ansiedad, miedo, paranoia, las resacas de 3 días… Pero hay uno en concreto que lo hace todavía más difícil debido a su naturaleza tan cruel como seductora: la (puta) nostalgia.

Su propio origen etimológico la delata: su raíz griega nostos viene de nesthai (regreso, volver a casa), y algos viene de (oh, sorpresa) sufrimiento.

A la nostalgia no la ves venir. Pongamos que vas corriendo feliz ladera abajo por una pradera llena de margaritas y amapolas, como Julie Andrews, en Sonrisas y lágrimas. Cantas, brincas y giras primorosa y despreocupada cuando de repente ¡buuuuum! pisas una mina antipersonas y ¡buuuuuuuuum! Sayonara, froilan Marie. Esa mina es la nostalgia.

Aunque puestos a hacer el símil con una pisada yo diría que la nostalgia se asemeja más a

Para explicar lo que realmente nos sucede cuando nos invade la nostalgia sólo puedo recurrir a un elemento:

Las gafas de la nostalgia se fraguaron en el desierto de la Soledad, al que llegaste a parar tras atravesar el Valle de las Malas Citas, parar a descansar en Villa Capullo y cruzar el abismo del Me Voy A Quedar Sola, justo al lado del Monte “Mientras mis amigas van por el Segundo Bebé”.

Las gafas de la nostalgia son el arma más autodestructiva del mundo.

Gracias a la nostalgia y al paso del tiempo tendemos a olvidar las cosas malas y conservar las buenas. Lo explica maravillosamente la película de Michel Gondry Eternal sunshine of the spotless mind. En ella, Joel (Jim Carrey) descubre que tras su tortuosa relación con Clementine (Kate Winslet), ésta se ha sometido a un tratamiento para borrarle por completo de su cabeza. Entonces, Joel, dolido y despechado, decide someterse al mismo tratamiento, que consiste en dormir una noche con un perolo escurridor en la cabeza a través del cuál un friki informático (Mark Ruffalo) le borra todos los recuerdos que tiene de ella.

¿Y qué es lo que ocurre? Pues lo que nos pasa siempre a todos, que al llegar al final del borrado, que es donde están los primeros recuerdos de la relación, esos del principio, los que son bonitos y felices en medidas desproporcionadas debido a la pátina que les da el tiempo, él se da cuenta de que no quiere olvidarla.

0_Inicio

Pero ya es tarde para parar el proceso y dentro de la cabeza de Joel han de decirse adiós. Así que Clementine, al despedirse, en medio de la última ensoñación que Joel tiene antes de olvidarla para siempre, le susurra al oído una de las frases más bonitas de la historia del cine:

Lo siento por el spoiler.

PERO CUIDADO.

Si la nostalgia es alimentada, las gafas pueden mutar hacia una versión esperpéntica, como un Gremlin al que mojas pasada la medianoche o un Tamagochi al que olvidaste limpiar la caca. Se transforman en las Gafas de Nostalgia Aumentada.

Tu te pones las gafas de Nostalgia Aumentada y ves el pasado muchísimo mejor de lo que realmente fue: no solo no consigues recordar las cosas que te sacaban de tus casillas de tu ex, sino que empiezas a rememorar hechos que ni siquiera llegaron a suceder.

Previos Post Share Post :

More Posts

Leave a Reply